Tratamientos faciales

Fotorejuvenecimiento con IPL

 El IPL o luz pulsada intensa, es una fuente lumínica de alta intensidad que emite puntos de luz con distinta longitud de onda, permitiendo trabajar al mismo tiempo diferentes aspectos de la piel. Un tratamiento de rejuvenecimiento sumamente efectivo, que consigue una piel luminosa y renovada.

Hilos tensores: Realza y tensa tu cutis con un efecto lifting sin cirugía.

Los hilos tensores o también llamados “hilos mágicos” es una de las técnicas más revolucionarias para realzar tu cutis sin pasar por el quirófano. Un método no invasivo y perfecto para aquellas personas que presentan flacidez cutánea de la piel del rostro y cuello.

BIOPLASTIA 

Rejuvenece y remodela el contorno facial con BIOPLASTIA. El abordaje global del rostro, que produce una mejoría general del mismo, trabajando con  materiales  biocompatibles y reabsorbibles. De esta manera los rasgos rejuvenecen de manera natural y sin cambios en la expresividad.

Naqua, más que una línea de cosméticos, un tratamiento en si mismo.

La gama de productos cosméticos Naqua, es el resultado de la combinación de la tecnología más avanzada en tratamientos del agua mediante procesos específicos para potenciar la capacidad de oxigenación de sus moléculas y las concentraciones más altasde ingredientes activos del mercado, ayudando a la regeneración de las células y ralentizando el proceso de envejecimiento de nuestra piel.

Peeling químico con ácido felúrico

Deja que tu piel respire de nuevo.

El peeling químico es un tratamiento sencillo e indoloro, que consiste en la aplicación de productos normalmente a base de ácidos, para conseguir la exfoliación de las capas superficiales de la piel. Se trata de un proceso natural por el que se renueva la piel mediante la eliminación de células muertas, haciendo que ésta se “pele”, con el objetivo de regenerar y renovar la piel, dando un aspecto más rejuvenecido a la misma.

Combate los estragos del frío en tu piel

Mesoterapia y microdermoabrasión, tus tratamientos estéticos para el invierno.

En invierno nuestra piel sufre debido a los cambios bruscos de temperatura, viento, frío, abuso de los sistemas de calefacción y sequedad ambiental. Con el frío la piel reaccionaestrechando los vasos sanguíneos y reduciendo la secreción de las glándulas sebáceas causando sequedad en la piel y la aparición de pequeñas arrugas.