Fotorejuvenecimiento con IPL

 El IPL o luz pulsada intensa, es una fuente lumínica de alta intensidad que emite puntos de luz con distinta longitud de onda, permitiendo trabajar al mismo tiempo diferentes aspectos de la piel. Un tratamiento de rejuvenecimiento sumamente efectivo, que consigue una piel luminosa y renovada.

Con el paso del tiempo y la exposición solar continua nuestra piel sufre, y lo demuestra mediante la aparición de manchas, áreas enrojecidas, pequeñas venitas, poros dilatados, arrugas y un engrosamiento de la capa más superficial de la piel que le da un tono más amarillento y apagado, no solo en el rostro sino también en cuello, escote y manos.

Existen tratamientos que pueden tratar de manera independiente cada una de estas lesiones o irregularidades, como los peelings o distintos láseres.

Sin embargo el IPL supone un mayor beneficio frente a estas opciones, y es su versatilidad. En una sola sesión, podemos trabajar al mismo tiempo sobre todas las alteraciones descritas anteriormente, corrigiendo y actuando de manera individualizada en cada una de ellas para conseguir el resultado deseado y mejorar globalmente la textura y calidad de la piel, estimulando además la producción de colágeno.

¿En que casos está indicado?

El tratamiento de IPL, es un sistema idóneo para tratar la piel, muy seguro y prácticamente indoloro, recomendado para todo tipo de pieles y a cualquier edad, que mejora la calidad de la piel y da un tono uniforme a la misma.

La luz pulsada intensa está indicada principalmente en casos de:

  • Rejuvenecimiento cutáneo, dando a la piel un tono uniforme y renovado, potenciando además la producción de colágeno.
  • Flacidez.
  • Manchas solares y otras lesiones pigmentadas.
  • Poros dilatados.
  • Acné.
  • Arrugas de expresión reduciendo su profundidad.
  • Cuperosis (eliminación de pequeñas lesiones vasculares).
  • Arañas vasculares.
  • Rosácea.
  • Fotoenvejecimiento del escote.
  • Manchas de edad en las manos.

¿Cómo se realiza?

Como hemos comentado anteriormente el IPL es un tratamiento prácticamente indoloro y nada invasivo.

Antes del tratamiento la piel no debe estar bronceada ni haber estado utilizando autobronceadores con anterioridad. Se realiza sobre la zona perfectamente limpia, sin maquillaje ni cremas, aplicando un gel frío que permite la transmisión de la luz y que al mismo tiempo protege las capas superficiales de la piel, minimizando la sensación de calor. Solo se notan unos pequeños destellos y en algunos casos algo de calor en las zonas más sensibles. La energía de la luz actúa en las capas más profundas para mejorar gradualmente la tonalidad y textura de la piel, dar luminosidad y eliminar manchas, poros dilatados, rojeces y arrugas finas.

La duración del tratamiento puede oscilar entre 30-45 minutos.

Resultados y cuidados posteriores

Los resultados del tratamiento de rejuvenecimiento facial con IPL son evidentes desde la primera sesión, aunque las mejoras en la calidad de la piel se perciben de manera progresiva.

El número de sesiones depende del tipo de piel del paciente y de la afección a tratar, aunque lo normal es que sean entre 3 y 5 sesiones, con un intervalo mínimo de tres semanas entre cada una de ellas para conseguir el resultado óptimo. Durante las primeras sesiones van desapareciendo las manchas y rojeces, recuperando un tono de piel mucho más uniforme. A medida que avanza el tratamiento los resultados son más visibles hasta conseguir una mejoría general en la calidad de la piel.

Al tratarse de un tratamiento muy seguro y nada invasivo, el paciente puede realizar su vida normal de manera inmediata. Al terminar la sesión puede aparecer un ligero enrojecimiento que tiende a desaparecer progresivamente y que puede disimularse con maquillaje.

¡Cuidado con el sol! Después del tratamiento no se debe exponer a la radiación solar durante un largo periodo de tiempo y si se hace, es necesario utilizar cremas de alta protección. Tampoco recomendamos que durante las primeras semanas se realice cualquier tipo de peeling o tratamiento de abrasión, aunque el IPL si se puede combinar con otras técnicas como radiofrecuencia, botox, ácido hialurónico, carboxiterapia, mesoterapia y otros tratamientos.

 

Antes de realizarte cualquier tipo de tratamiento, asegúrate de ponerte en manos de expertos y profesionales médico estéticos, que valoren tu caso y te asesoren de la mejor opción.

Pide tu primera cita gratuita en el teléfono 91 544 24 93 o a través del siguiente formulario.