Incontinencia urinaria, no es sólo cuestión de edad.

La incontinencia urinaria o pérdida de orina, es un problema que afecta a un gran número de personas de ambos sexos, aunque es en las mujeres, donde el impacto es más significativo.

Un problema que no sólo tiene repercusiones en cuestiones de higiene y salud, sino también sociales. Muchas de estas mujeres han experimentado como su calidad de vida se ha visto afectada en situaciones tan normales y cotidianas como correr, saltar o incluso reírse.

Lo primero y más importante, es diagnosticarlo y saber que existen alternativas para mejorar. Aunque los síntomas puedan variar en función de cada persona y su sexo, podemos hablar de incontinencia urinaria cuando aumentamos el número de veces que necesitamos ir al baño (sin posibilidad de espera) y sufrimos pérdidas leves o notables al toser, reírnos, estornudar o cuando realizamos alguna actividad deportiva.

El debilitamiento del suelo pélvico tras los embarazos, el parto y la menopausia, son algunas de las causas más frecuentes de la aparición de la incontinencia urinaria. Aunque también hay que tener en cuenta, algunas enfermedades crónicas, la hiperlordosis lumbar, una actividad laboral de muchas horas de pie, la obesidad y el estreñimiento, como detonantes de la aparición de este problema.

 

¿EXISTE ALGÚN TRATAMIENTO EFECTIVO?

Afortunadamente, la incontinencia urinaria leve o moderada, puede solucionarse de una manera rápida, sencilla y efectiva, con nuestro tratamiento láser Gynelase™. El láser CO2, actúa sobre el tejido aplicándolo en la pared anterior de la vagina y la parte posterior de la uretra. Una técnica novedosa con tecnología láser CO2 fraccionado, no invasiva e indolora, que permite tratar de forma segura, sin riesgos, ni complicaciones, la incontinencia urinaria, dolencias ginecológicas o aspectos estéticos de la zona íntima de la mujer.

Hasta ahora, este tipo de problemas, se trataba con cirugía o rehabilitación, pero en muchos casos, no llegaba a solucionarse del todo. Con la técnica de láser CO2, además de eliminar la incontinencia urinaria, conseguiremos una efecto hidratante y rejuvenecedor de la mucosa vaginal, que se mantiene durante muchos meses.

 

UNA SOLUCIÓN PARA TODO TIPO DE INCONTINENCIA

Incontinencia de esfuerzo: es aquella que se produce cuando se realiza una actividad física o ante un golpe de tos, un estornudo o incluso con una carcajada. El origen suele estar vinculado a una alteración del suelo pélvico sufrida tras el embarazo y/o el parto.

Incontinencia de urgencia: en este tipo de incontinencia, el paciente siente un repentino e intenso deseo de orinar, seguido de una pérdida involuntaria de orina. Su origen se vincula a una vejiga hiperactiva que suele ser consecuencia de una cirugía vaginal, toma de medicamentos o mujeres fumadoras.

Incontinencia mixta: llamamos incontinencia mixta, como su nombre indica, a la combinación de ambas patologías explicadas anteriormente.

Desafortunadamente, muchos casos no son tratados y no se acude a un especialista hasta que la persona que lo padece ve afectada realmente su vida cotidiana.

Este tratamiento se realiza de forma mínimamente invasiva, sin incisiones, sin sangrado y pudiendo recuperar tu rutina diaria inmediatamente después de cada sesión. Sólo una o dos sesiones son necesarias para solucionar este problema, notando sus resultados desde los primeros días.

Si tienes entre 35 y 65 años y crees que presentas alguno de los cuadros descritos anteriormente o tienes síntomas, podemos ayudarte. La Dra. Paloma Castaño analizará tu caso de forma personalizada y te asesorará sobre el tratamiento más adecuado.

Llámanos o ponte en contacto con nosotros mediante nuestro formulario.