fbpx

3 sencillos consejos para poner tu piel a punto

Nuestro organismo no esta habituado a los excesos de estas últimas semanas, cenas copiosas, el consumo de alcohol en las celebraciones, días de estrés, noches largas, falta de sueño…

Además, en estos eventos solemos hacer un mayor uso del maquillaje, descuidando un poco nuestra piel. ¿El resultado de tantos excesos? Una tez apagada, ojeras, poros visibles, arrugas prematuras, etc. Por ello, queremos darte 3 consejos básicos para que tu piel recupere su luminosidad y puedas volver a lucir tu mejor rostro.

Limpieza facial:

La limpieza del rostro se realiza un par de veces al día, siendo una por la mañana y la otra antes de irse a la cama.

Debemos desmaquillar la piel, eliminar la grasa y la suciedad acumulada en el día antes de ir a dormir. Por la noche es cuando más transpira nuestra piel, de ahí que la limpieza nocturna sea más importante que la matinal.

Exfoliación:

Exfoliar la piel es crítico para eliminar las células muertas. Este paso favorece el proceso de regeneración celular haciendo que recuperes la luminosidad a la piel.

La frecuencia varía en función del tipo de piel. Nosotros os recomendamos realizar una exfoliación una vez a la semana, aplicando el exfoliante (natural o químico) sobre la piel e ir haciendo masajes circulares para su óptima penetración. No os olvidéis de las zonas más problemáticas: frente, nariz y barbilla, debéis hacer especial hincapié en esas áreas.

Las mascarillas faciales son ideales para nutrir y purificar la piel. Este paso es opcional y se aplica tras la exfoliación.

Hidratación:

Una piel hidratada es tu mejor aliada, muestra un semblante joven, fresco y cuidado. Las cremas hidratantes han de ser adquiridas en función de tu tipo de piel.

Si tu piel es seca debes optar por cremas nutritivas, mientras que si es mixta te recomendamos cremas ligeras y sedosas que mantengan el equilibrio en la piel y que aporten sensación de frescura. Por último, si tu piel es grasa utiliza cremas ligeras y de rápida absorción.

Recuerda que estos son los 3 pasos básicos de mantenimiento que debes incorporar a tu rutina de una forma periódica.